Blog

  • 13.09.2015 09:33

    Un espacio para la Electroquímica en Panamá

    Las aplicaciones de la electroquímica para la conversión y almacenamiento de energías se conocen hace siglos.  ¿Quién no recuerda un juguete fascinante que tras horas de incesante uso deja de moverse, cantar o tirar haces de luz?. ¿Quién no recuerda, además, la persuasión de sus padres en contrario advirtiendo que el juguete no es el problema, que se trata de lo inexequible que resulta está comprando baterías cada dos por tres?.

    Una de las principales líneas de investigación electroquímica en nuestro tiempo se asocia con el depósito y conversión de energía química en energía eléctrica, en lo que se conoce como celdas de combustible de hidrógeno.  La tecnología es una tecnología amigable con la naturaleza pues se trata de reacciones en las que los reactivos son dos gases, hidrógeno y oxígeno y el producto o desecho es el agua pura.  No puede soñarse nada mejor en la búsqueda de un mundo energética y ambientalmente sustentable, ó ¿sí?

    Sí, siempre se puede.  La historia de la humanidad no es una película cuyo final pudiésemos editar con solo pulsar una tecla de nuestra pc, grandes extensiones de tierra y enormes masas de agua están actualmente zonificadas como regiones no aptas para vivienda, cultivo ni pastizales.  La razón no es otra que la contaminación de ríos, mares y terrenos por la acción descontrolada con peligrosos tóxicos, entre los que se pueden citar los metales pesados.  Hay avances significativos en la reducción de la contaminación por lo que se denomina electrorremediación.

    Con los avances en electrónica e informática, nuevos tipos de instrumentación están siendo diseñados y acoplados a sistemas robóticos para control y monitoreo de calidad de aire, suelos y aguas, siendo las células electroquímicas pórtatiles de mucha utilidad en el trabajo investigador en nuestro planeta y fuera de él, cuando llegue a ser posible.

    En estos dos casos relacionados con energía y ambiente, las investigaciones en electroquímica están encaminadas a dar respuesta a dos problemas cruciales para el desarrollo humano, pero hay más, mucho de lo cual se viene haciendo día a día sin la espectacularidad que despiertan otras innovaciones, y que no por ello deja de ser importante.

    La electroquímica se viene empleando hace décadas en análisis químicos, lo que se denomina electroanalítica, lo novedoso es que se ha logrado, mediante la miniturización de los electrodos y diseño de celdas de usar y tirar,su empleo fuera  de los laboratorios para las más variadas tareas, en los denominados sensores electroquímicos y en instrumentación médica de uso sencillo, que permite el control de variables a nivel doméstico minimizando riesgos de avances de enfermedades.

    Y de último, pero no menos importante, el conocimiento y caracterización electroquímica y superficial de los mecanismos de corrosión y su control por medio de recubrimientos abre una ventana a significativos ahorros en el mantenimiento de estructuras, pero a la vez, se convierte en una importante posibilidad para reducir los costos de la tecnología con la que comenzamos el presente artículo. Las celdas de combustible no se han popularizado porque se requiere de electrodos inertes al hidrógeno como el platino para iniciar la reacción de su combustión, aparte de lo costoso que está resultando la producción del gas.  Hay interesantes posibilidades en el desarrollo de aleaciones inoxidables y sus recubrimientos, para el primer caso e innovadores trabajos con microorganismos para el segundo.

    La simulación computarizada alimentada por la data experimental es en todos los casos una valiosa herramienta para el manejo de las hipótesis de trabajo y para la enseñanza.  Requiere sólido dominio de los principios físicoquímicos al igual que de matemáticas y programación avanzada.  A la fecha existen pocos programas de simulación en fenómenos corrosivos, por su alta complejidad y, menos aún, a la hora de modelar aleaciones no férreas.

    ¿Qué impide que en Panamá se amplien las investigaciones en Electroquímica".  En etapas iniciales, nada, solo está haciendo falta gente comprometida con el desarrollo humano que vea en la electroquímica una ruta factible.  Más adelante, creada la masa crítica de investigadores en el área, será más sencillo el apoyo y patrocinio de entidades gubernamentales y particulares.

    Hace falta mucha docencia y formación a todos los niveles para que se comprenda cuanto puede ganarse (o dejarse de perder) con la popularización de las tecnologías electroquímicas.  En UMCCORR estamos intentando contribuir en esa dirección.

     

  • 13.09.2015 07:00

    Primer blog

    Hoy hemos lanzado nuestro nuevo blog. ¡Sigue atento! Te mantendremos informado. Puedes leer los nuevos mensajes de este blog a través del feed RSS.

© 2015 Todos los derechos reservados.

Haz tu página web gratisWebnode